Flexibilidad
Equilibrio
Fuerza
LAS CLASES DE YOGA

En nuestras clases de yoga trabajamos el cuerpo pero nunca nos olvidamos del verdadero propósito: la introspección, la búsqueda del Ser que está esperando ser encontrado. Sin espiritualidad no puede haber yoga. La mayoría buscan esta práctica como un método de escape para el estrés, la rapidez de la vida moderna, o para aliviar y sentirse mejor de dolencias físicas. Pero el yoga tiene mucho más que ofrecerte. El hábito de frenar el ritmo de la vida cotidiana, de sentirse a uno mismo, de conocer el propio cuerpo y la mente, de indagar y querer conocer las respuestas de los asuntos más trascendentales acaba por transformarte, poco a poco, a veces casi sin darte cuenta. El yoga nos convierte en mejores personas.

 

Actualmente, llevamos a cabo dos estilos de yoga:

HATHA YOGA CLÁSICO

El Hatha Yoga es la rama del Yoga más extendida en occidente. Dedica especial atención a desarrollar el cuerpo físico y mantenerlo en un estado óptimo.

 

A través de las "asanas" (posturas) y "pranayamas" (ejercicios de respiración), trabajamos con el "prana" o energía vital moviéndolo por todo el sistema nervioso con el fin de liberar los bloqueos o nudos energéticos que son la principal causa de un cuerpo débil.

 

Por medio de la práctica constante, la mente se fija en un solo punto y, de este modo, podemos progresar rápidamente en la concentración y la meditación.

 

Nuestras clases están diseñadas para todas las personas que quieran introducirse en el yoga de una forma adaptada a sus propias necesidades. En este estilo las asanas se mantienen durante más tiempo, y su comprensión de la práctica se extiende fuera de clase como una filosofía de vida resumida en cinco principios básicos para alcanzar el éxito: 

 

- Ejercicio adecuado (posturas).
- Respiración adecuada (pranayamas).
- Relajación adecuada (soltar las tensiones y la musculatura).
- Dieta adecuada (dieta vegetariana).
- Pensamiento positivo o meditación.

 

El ambiente de la clase se carga de un misticismo propio de la India, acompañado de cánticos y mantras. El propósito final de toda práctica de Yoga es el de trascender la materia retirándonos de los sentidos, hasta alcanzar el grado más elevado: la experiencia del alma, el reconocimiento del Ser o la consciencia pura.

HATHA YOGA DINÁMICO

En este estilo, la clase se mueve en una secuencia fluida de asanas específicas en coordinación con los movimientos de la respiración.

 

A través de diferentes series progresivas de posturas, esta práctica produce calor interior y transpiración abundante que purifica músculos y órganos internos, elimina toxinas y le permite al cuerpo reconstituirse.

 

La respiración profunda durante la práctica limpia la sangre y produce calma y concentración.

 

No obstante, trabajar más con el cuerpo implica mayor precaución, pues en la clase de yoga lo que se pretende es acumular la energía o prana que se produce y no desperdiciarla con el esfuerzo y el agotamiento.